Sferracavallo (Palermo)

Donde dio comienzo el primer experimento de la Comunidad de las Oblatas.

SferracavalloUna fecha que se puede considerar histórica para el Instituto, es el 28 de octubre de 1921. Con la bendición del Cardenal Alessandro Lualdi y de Mons. Antonio Augusto Intreccialagli, Arzobispo de Monreale, el pequeño grupo compuesto por Madre Margarita Diomira, con las primeras candidatas: Rosina Maio, Elena y Adela di Simone, llegaron a Sferracavallo (Palermo); ésta fue la primera sede en donde tuvo inicio la comunidad de religiosas.Sferracavallo

Al poco tiempo, nacieron los desacuerdos entre Diomira y Rosina Maio, propietaria de la casa;  pero ninguna de ellas perdió la paz, más bien , se dieron cuenta que estaban llamadas a  seguir senderos  diversos, para fundar dos Congregaciones diversas. La separación llegó después de sólo cinco meses, en un clima de fraternidad y de comprensión recíprocas.

 

De Sferracavallo a Monreale

San CastrenseMons. Antonio Augusto Intreccialagli, Arzobispo de Monreale, intervino una vez más para colocar al grupo de Diomira en la Iglesia de San Castrense con sus respetivos locales. El 11 de marzo de 1922, se trasladó la Comunidad a San Castrense, Monreale, con el titulo provisional de “Oblatas del Sagrado Corazón”, así como lo decidió Mons. Intreccialagli. Emprendieron la vida religiosa con verdadero fervor. Se abrió una escuela de trabajo donde impartían lecciones de pintura, pirografía,  música e impartían lecciones de francés y preparaban a los alumnos a los exámenes. En estos locales permanecieron  hasta el 7 de noviembre de 1922.

 

Casa "La Badiella", Monreale

Cuando las Religiosas Capuchinas de Loano dejaron “La Badiella”, Mons. Intreccialagli  pensó  de inmediato de llamar a las O.D.A. a ésta casa, la cual era más cómoda y podían continuar la obra educativa de las alumnas huérfanas que allí se desarrollaba.

La Badiella

El 7 de noviembre de 1922  la comunidad de San Castrense se trasfirió a “La Badiella” donde tuvo origen la Congregación; trasformándose en la “Casa Madre” del Instituto.

La entrada en esta residencia señala para Diomira Crispi el comienzo regular de la Institución, si bien se recuerda como fecha natal del Instituto el día de la primera vestición religiosa, el 17 de enero de 1923.

Las primeras cinco Novicias fueron Adele Di Simone, Rosaria di Cristina, Antonietta Villanti, Rosalìa Di Verde y Giuseppina Giaccone.

  

Casa Santa oliva - Alcamo

Alcamo

Es la primera casa filial del Instituto. Fue abierta en Alcamo en 1926; las Religiosas se dedicaron a la educación de la juventud perteneciente a la clase burgués.

Razones de índole económica y otras dificultades obligaron a la comunidad a alejarse después de diez años de apostolado, pero siempre con deseos de regresar.

Efectivamente, el 28 de octubre de 1956, fiesta de Cristo Rey, las Religiosas abrieron nuevamente la obra, con la colaboración y el apoyo del Rev.mo Párroco Can. Don Tommaso Papa.

El fin del apostolado en Alcamo fue siempre la formación de los niños, la educación de los jòvenes, la asistencia religiosa y moral a las madres. La obra no se reducía simplemente al Kinder; se ayudaba también con un horario extra a hacer las tareas de los alumnos; se enseñaba a bordar y a coser; se impartía música, así como otras obras sociales que las Religiosas consideraban oportunas para el bien de los ciudadanos. Además, se colaboraba en la Catequesis Parroquial y en todas las actividades de la misma.

Desde el 2007, la casa y la escuela están temporalmente cerradas, debido a trabajos de  restauración de los locales.

 

Casa Santa Caterina - Mazara del Vallo

Es ésta la segunda en orden de fundación.

Mazara del Vallo

En el año 1930, su Excelencia Mons. Nicolò Audino de F.M., Obispo de Mazara del Vallo, ofreció a la Madre Crispi los locales del ex monasterio benedictino, actualmente Rectoría de la Iglesia de Santa Catalina.

La propuesta fue acogida con entusiasmo y el ingreso de las Religiosas se efectuó el 30 de abril del mismo año.

El fin principal de las Religiosas en éste lugar fue el de tener en la iglesia la adoración diaria del Santísimo Sacramento, cosa que se ha mantenido hasta el día de hoy.

Además, se realizaron otras obras: un kinder, lecciones de música y obras parroquiales,  catechesis para la Primera Comunión, Congregación Mariana, etc..

Durante algún tiempo, se tuvo allí el Noviciado.

Actualmente mantiene la Adoración Perpetua con la participación de los Oblatos Laicos al Divino Amor, lo cual hace la Comunidad más fructífera y abierta a cualquier tipo de actividad espiritual.

La comunidad Religiosa siempre se ha caracterizado por la acogida fraterna  que brinda a sacerdotes o personas que necesitan de compañía o de consejo.

 

Casa Barnaba Scuderi

Valderice (Trapani)

Casa Barnaba Scuderi Valderice

El 19 de febrero del año 1941, por directa petición  de S. Excelencia Mons. Ferdinando Ricca, Obispo de Trapani, llegaron a San Marco (hoy Valderice) las primeras cuatro Religiosas Oblatas al Divino Amor; fueron acogidas con gran entusiasmo por parte de la población.

Los locales fueron donados por la señora Barbara Scuderi, con el objetivo tener una obra educativa e darle instrucción a niñas huérfanas.

Casa Barnaba Scuderi Valderice Le bimbe

En la Pascua del año 1941, entró la primera niña huérfana y después  llegaron otras más.

Fue ésta una obra de asistencia para niñas. Además, las Religiosas colaboraban en la Parroquia y estaban al cuidado de los niños del  Kinder.  La obra y la casa se cerraron después de 30 años de servicio de las Religiosas en ese lugar.

  

 

Casa San Pio X 

Partinico

 

Partinico

Cuando inaguraron en Partinico la Parroquia de “María Santísima de los Agonizantes”, y Don Leonardo La Rocca viene nombrado Párroco, no solo se preocupó por asegurar la asistencia espiritual sino por crear obras sociales en favor de la población de Partinico.

Pero su mayor deseo era abrir un local donde pudieran ser acogida la juventud pobre de Partinico, sobre todo, los hijos de los encarcelados e de los emigrantes.

El Párroco pensó que para ello, lo mejor sería confiar esa tarea a un Instituto Religioso femenino y así fue que, después de muchos intentos, encontró la disponibilidad en las R.O.D.A.

Partinico La cappella

El 19 de setiembre del año 1963, llegaron las Religiosas Oblatas a Partinico. A ellas fue confiado el Instituto San Pío X y por más de 50 años se dedicaron trabajar con esmero y amor.

 A partir del año 2004, las Religiosas se retiraron de esa obra.

Historia

Quiénes somos

Las Religiosas Oblatas al Divino Amor somos una familia de cristianas consagrada a la Santísima Trinidad, nacidas en Sicilia en 1923, fundadas por la Madre Margherita Diomira Crispi.

Una Congregación de Derecho Pontificio, dedicada a la acción apostólica, con el lema “AD MAIOREM DEI GLORIAM”. Fue fundada por la M.M.D.C., en Monreale, Sicilia, en el año 1923.


Historia

La Congregación de las Religiosas Oblatas al Divino Amor, fundadas por la Madre Margarita Diomira Crispi, tuvo inicio en la Sicilia, donde encontró de inmediato fuertes contrastes y dificultades en su realización. Fue gracias a la ayuda del santo obispo, Mons. Antonio Augusto Intreccialagli (1852-1924), Arzobispo de Monreale, (declarado Venerable por S.S. Juan Pablo II con el decreto del 22.1.1991) que la Madre Margarita y sus primeras seguidoras, pudieron proseguir con la Obra iniciada, trasladándose, por voluntad del mismo Mons. Intreccialagli a Monreale. Inicialmente la sede tuvo origen en los locales de la Iglesia de San Castrense.


Quiénes somos

Las Religiosas Oblatas al Divino Amor somos una familia de cristianas consagrada a la Santísima Trinidad, nacidas en Sicilia en 1923, fundadas por la Madre Margherita Diomira Crispi.

Una Congregación de Derecho Pontificio, dedicada a la acción apostólica, con el lema “AD MAIOREM DEI GLORIAM”. Fue fundada por la M.M.D.C., en Monreale, Sicilia, en el año 1923.


Historia

La Congregación de las Religiosas Oblatas al Divino Amor, fundadas por la Madre Margarita Diomira Crispi, tuvo inicio en la Sicilia, donde encontró de inmediato fuertes contrastes y dificultades en su realización. Fue gracias a la ayuda del santo obispo, Mons. Antonio Augusto Intreccialagli (1852-1924), Arzobispo de Monreale, (declarado Venerable por S.S. Juan Pablo II con el decreto del 22.1.1991) que la Madre Margarita y sus primeras seguidoras, pudieron proseguir con la Obra iniciada, trasladándose, por voluntad del mismo Mons. Intreccialagli a Monreale. Inicialmente la sede tuvo origen en los locales de la Iglesia de San Castrense.


Quiénes somos

Las Religiosas Oblatas al Divino Amor somos una familia de cristianas consagrada a la Santísima Trinidad, nacidas en Sicilia en 1923, fundadas por la Madre Margherita Diomira Crispi.

Una Congregación de Derecho Pontificio, dedicada a la acción apostólica, con el lema “AD MAIOREM DEI GLORIAM”. Fue fundada por la M.M.D.C., en Monreale, Sicilia, en el año 1923.


Historia

La Congregación de las Religiosas Oblatas al Divino Amor, fundadas por la Madre Margarita Diomira Crispi, tuvo inicio en la Sicilia, donde encontró de inmediato fuertes contrastes y dificultades en su realización. Fue gracias a la ayuda del santo obispo, Mons. Antonio Augusto Intreccialagli (1852-1924), Arzobispo de Monreale, (declarado Venerable por S.S. Juan Pablo II con el decreto del 22.1.1991) que la Madre Margarita y sus primeras seguidoras, pudieron proseguir con la Obra iniciada, trasladándose, por voluntad del mismo Mons. Intreccialagli a Monreale. Inicialmente la sede tuvo origen en los locales de la Iglesia de San Castrense.


Quiénes somos

Las Religiosas Oblatas al Divino Amor somos una familia de cristianas consagrada a la Santísima Trinidad, nacidas en Sicilia en 1923, fundadas por la Madre Margherita Diomira Crispi.

Una Congregación de Derecho Pontificio, dedicada a la acción apostólica, con el lema “AD MAIOREM DEI GLORIAM”. Fue fundada por la M.M.D.C., en Monreale, Sicilia, en el año 1923.


Historia

La Congregación de las Religiosas Oblatas al Divino Amor, fundadas por la Madre Margarita Diomira Crispi, tuvo inicio en la Sicilia, donde encontró de inmediato fuertes contrastes y dificultades en su realización. Fue gracias a la ayuda del santo obispo, Mons. Antonio Augusto Intreccialagli (1852-1924), Arzobispo de Monreale, (declarado Venerable por S.S. Juan Pablo II con el decreto del 22.1.1991) que la Madre Margarita y sus primeras seguidoras, pudieron proseguir con la Obra iniciada, trasladándose, por voluntad del mismo Mons. Intreccialagli a Monreale. Inicialmente la sede tuvo origen en los locales de la Iglesia de San Castrense.


Quiénes somos

Las Religiosas Oblatas al Divino Amor somos una familia de cristianas consagrada a la Santísima Trinidad, nacidas en Sicilia en 1923, fundadas por la Madre Margherita Diomira Crispi.

Una Congregación de Derecho Pontificio, dedicada a la acción apostólica, con el lema “AD MAIOREM DEI GLORIAM”. Fue fundada por la M.M.D.C., en Monreale, Sicilia, en el año 1923.


Historia

La Congregación de las Religiosas Oblatas al Divino Amor, fundadas por la Madre Margarita Diomira Crispi, tuvo inicio en la Sicilia, donde encontró de inmediato fuertes contrastes y dificultades en su realización. Fue gracias a la ayuda del santo obispo, Mons. Antonio Augusto Intreccialagli (1852-1924), Arzobispo de Monreale, (declarado Venerable por S.S. Juan Pablo II con el decreto del 22.1.1991) que la Madre Margarita y sus primeras seguidoras, pudieron proseguir con la Obra iniciada, trasladándose, por voluntad del mismo Mons. Intreccialagli a Monreale. Inicialmente la sede tuvo origen en los locales de la Iglesia de San Castrense.


Quiénes somos

Las Religiosas Oblatas al Divino Amor somos una familia de cristianas consagrada a la Santísima Trinidad, nacidas en Sicilia en 1923, fundadas por la Madre Margherita Diomira Crispi.

Una Congregación de Derecho Pontificio, dedicada a la acción apostólica, con el lema “AD MAIOREM DEI GLORIAM”. Fue fundada por la M.M.D.C., en Monreale, Sicilia, en el año 1923.


Historia

La Congregación de las Religiosas Oblatas al Divino Amor, fundadas por la Madre Margarita Diomira Crispi, tuvo inicio en la Sicilia, donde encontró de inmediato fuertes contrastes y dificultades en su realización. Fue gracias a la ayuda del santo obispo, Mons. Antonio Augusto Intreccialagli (1852-1924), Arzobispo de Monreale, (declarado Venerable por S.S. Juan Pablo II con el decreto del 22.1.1991) que la Madre Margarita y sus primeras seguidoras, pudieron proseguir con la Obra iniciada, trasladándose, por voluntad del mismo Mons. Intreccialagli a Monreale. Inicialmente la sede tuvo origen en los locales de la Iglesia de San Castrense.


Quiénes somos

Las Religiosas Oblatas al Divino Amor somos una familia de cristianas consagrada a la Santísima Trinidad, nacidas en Sicilia en 1923, fundadas por la Madre Margherita Diomira Crispi.

Una Congregación de Derecho Pontificio, dedicada a la acción apostólica, con el lema “AD MAIOREM DEI GLORIAM”. Fue fundada por la M.M.D.C., en Monreale, Sicilia, en el año 1923.


Historia

La Congregación de las Religiosas Oblatas al Divino Amor, fundadas por la Madre Margarita Diomira Crispi, tuvo inicio en la Sicilia, donde encontró de inmediato fuertes contrastes y dificultades en su realización. Fue gracias a la ayuda del santo obispo, Mons. Antonio Augusto Intreccialagli (1852-1924), Arzobispo de Monreale, (declarado Venerable por S.S. Juan Pablo II con el decreto del 22.1.1991) que la Madre Margarita y sus primeras seguidoras, pudieron proseguir con la Obra iniciada, trasladándose, por voluntad del mismo Mons. Intreccialagli a Monreale. Inicialmente la sede tuvo origen en los locales de la Iglesia de San Castrense.


Quiénes somos

Las Religiosas Oblatas al Divino Amor somos una familia de cristianas consagrada a la Santísima Trinidad, nacidas en Sicilia en 1923, fundadas por la Madre Margherita Diomira Crispi.

Una Congregación de Derecho Pontificio, dedicada a la acción apostólica, con el lema “AD MAIOREM DEI GLORIAM”. Fue fundada por la M.M.D.C., en Monreale, Sicilia, en el año 1923.


Historia

La Congregación de las Religiosas Oblatas al Divino Amor, fundadas por la Madre Margarita Diomira Crispi, tuvo inicio en la Sicilia, donde encontró de inmediato fuertes contrastes y dificultades en su realización. Fue gracias a la ayuda del santo obispo, Mons. Antonio Augusto Intreccialagli (1852-1924), Arzobispo de Monreale, (declarado Venerable por S.S. Juan Pablo II con el decreto del 22.1.1991) que la Madre Margarita y sus primeras seguidoras, pudieron proseguir con la Obra iniciada, trasladándose, por voluntad del mismo Mons. Intreccialagli a Monreale. Inicialmente la sede tuvo origen en los locales de la Iglesia de San Castrense.



 

El libro "Una Margarita de Jesús" está disponible para su compra.

Contacte con nosotros en

(0039) 0670474884

o

mail: oblatedivinoamore

Se ruega a todas las personas que obtengan gracias por intercesión de la Madre Crispi comunicarlo a la postulación de la Causa a la dirección email

mail: causacrispi 

o a la dirección postal Suore Oblate al Divino Amore - Postulazione Causa Margherita Diomira - Via Marruvio, 4 – 00183 Roma.

Suore Oblate al Divino Amore
Via Marruvio, 4
00183 Roma
P.IVA 01077861001 C.F. 02563530589

Este sitio utiliza cookies, incluyendo terceros, con el fin de mejorar la experiencia y la prestación de servicios en línea con sus preferencias.
Al cerrar esta bandera, el desplazamiento de esta página o haciendo clic en cualquiera de sus elementos de consentimiento para el uso de cookies.
Si desea obtener más información o optar por todas o algunas cookies van a la sección